Atenas. Solo sé que no sé nada.

Hacía mucho tiempo que quería vistar Atenas, una ciudad que muchos me habían dicho que, exceptuando la Acrópolis, no merecía la pena, sucia, ruidosa, caótica. Con una noche suficiente. En cualquiera de los casos, como las ciudades hay que verlas para asegurarse de que los comentarios negativos no sean exageraciones y, unido a que encontré una opción de vuelo muy barata con los ‘avios’ de vueling (benditas targetas de puntos) me planté 3 días en la ciudad más especial de Europa, cuna de la democracia y de la Europa clásica. Y me pareció un fantástico lugar, lleno de mitos y leyendas increibles. Aquí va:

Buenos Días = kaliméra,

Buenas tardes = kalispéra,

Buenas noches = kaliníjta.

Gracias = Efjaristó

Por favor= Parakaló

Salida= Éxodos

Información:

Transportes: El Aeropuerto Elefterios Venizelos está situado a 38 kilómetros de la ciudad (en la localidad de Spata) y las comunicaciones con el centro de Atenas son muy buenas. La mejor opción, no la más barata, es el metro.

Metro: La línea 3 (Azul) une el aeropuerto con la principal parada: Syntagma, en unos 40 minutos. Horario: de 06:30-23:30 horas. Se puede hacer transbordo a la línea 2 (roja) o 1 (verde). Cuidado para ir y volver en metro al aeropuerto no vale un ticket normal (el válido son 10€ ida y otros tantos vuelta). La tarjeta turística de 3 días cuesta 24€ incluye viaje de i/v al aeropuerto y todos los viajes en metro, bus, tranvía.. que quieras, durante 72 horas. Merece la pena si vas a estar esos 3 días enteros. Un billeto normal  cuesta 1,40 y hay otras opciones de tarjetas multiviajes que reducen el precio si vas a estar más días. Tarjetas multiviaje Atenas

Cuenta para calcular horarios para la vuelta que, desde que subas al tren en la parada de ‘sintagma,’ vas a necesitar 1h30min como mínimo hasta pasar el arco de seguridad, que  eso si, está a 5min de la puerta de embarque.

La tarjeta Atenas Pass no lo creo necesario en este caso. No merece la pena porque no da opción a nada a no ser que te encante subirte en el Bus Turístico (que está incluido) y en verano te parezca obligatoria/imprescindible la excursión en barco. Por lo demás es muy cara si incluye las entradas a los lugares arqueológicos.

Hotel: Elegí el Hotel Herodion, por su ubicación, porque estaba bastante bien posicionado en TripAdvisor y porque también tenía vistas a la Acrópolis. Resultó encontrarse a menos de 5min andando de la estación de metro ‘Akropoli’ y de la entrada a la propia Acrópolis, a menos de 2min andando de la entrada al Museo de la Acrópolis, a menos de 10min andando del Templo de Zeus y a una parada de metro de ‘Syntagma’. Una muy buena opción. Los alrededores de Syntagma son otra buena opción, pero es una zona más comercial y está más alejada de los lugares arqueológicos, así que para mi no hubo duda. Estas eran las vistas desde la terraza en la azotea:

Aquí tenéis el enlace a las opiniones en TripAdvisor Hotel Herodion

Otros: Yo he ido en invierno (enero) y hacía frío (unos 5º-9ºC) y algunos días llovió a la noche y por la mañana. Lo bueno: no había colas y prácticamente ningún turista. Lo malo: anochecía a las 17:30. Me gustaría decir que igual hay un termino medio entre asarse en verano junto a miles de turistas más, o acabar el día a las 17h, creo que la opción sería ir en marzo o abril aunque posiblemente en estas fechas ya habrá miles de turistas. Invierno si hace buen tiempo, es una muy buena opción.

Los precios iguales que en el resto de Europa quizá ligeramente más baratos (una ensalada griega por unos 6-8€, una botella de agua de 1,5l en un súper 0,35€ una pequeña en un kiosko 0,5€). Las entradas a los museos sí que me parecieron más baratas, por ejemplo, que en Barcelona, pero creo que había entrada reducida por ser invierno.

El viaje que hice es de 3 días. Creo que faltaron 1-2 más para ir al cabo Sunion para ver el Templo de Poseidón y para ir a Delphos que está bastante cerca, pero claro necesitas otro día entero mas. Posiblemente en verano se pueda hacer todo en 4 días ya que al ampliar los horarios se pueden hacer más cosas en un día. En cualquier caso creo que puede resultar agotador.

Día 1. Jueves : El vuelo llega a las 14:30 pero hasta las 16h no estoy en el hotel y dado que en invierno los horarios de museos y lugares arqueológicos cierran entre las 15:30 y las 17h aprovecho para investigar un poco la zona donde está el hotel. Identificar la entrada del museo, la de la Acrópolis, ubicar la Plaza Syntagma..

Paseo por el entramado de calles en las faldas de la Acrópolis y encuentro el singular Anafiótica, un pequeño barrio de casas encaladas con tejados y contraventanas azules y verdes, con escaleras y callejones súper estrechos, formando como un laberinto, construido por unos albañiles de la isla de Anafi (una de las Cícladas), que habían ido a Atenas para participar en la construcción del Palacio del Rey Otón, edificio del actual Parlamento (plaza de Syntagma). Merece la pena perderse un poco por las callejuelas con vistas a Atenas y al monte Licabeto..(Por cierto: hay un funicular para subir al monte Licabeto, no lo hice, creo que en invierno no es buena opción ya que anochece muy pronto y no hay tiempo en un viaje corto)

Casi en la entrada de este laberinto de callejas encuentro una de las iglesias bizantinas más curiosas: Ayio Georgios tou Vrachou (San Jorge de la Roca), construída en la misma roca el siglo XVII, tiene un pequeño jardín con un memorial a un guardia de la Acrópolis que se envolvió con una bandera griega y saltó de la Acrópolis cuando los alemanes invadieron Atenas en 1941.

Atravieso el barrio de Plaka y me acercó hasta la avenida principal Leoforos Vasilissis Amalias, donde veo el Arco de Adriano y el Templo de Zeus (Olympeion) siguiendo la calle en 15 min llego hasta la plaza Syntagma. Frente al Parlamento, la tumba al soldado desconocido custodiada por dos ‘ezvones‘, soldados de la guardia presidencial ataviados con un traje tradicional: polainas, falda de 400 tablas (los años de ocupación turca), gorro rojo y zapatos con borla, que hacen cambio de guardia cada hora. Los domingos a las 11 con orquesta.

dsc_0037

Paseo por la calle más turística: la calle Ermou llena de tiendas (como en cualquier ciudad Europea: Zara, H&M..) y que enlaza Syntagma con Monastiráki. Esta calle está llena no sólo de tiendas, también de cafeterías y en las callejas que la cruzan encuentras algunos restaurantes y también supermercados.

Viernes. Segundo día: Lugares arqueológicos.

El segundo día lo tengo planificado para visitar la ciudad vieja: la Acrópolis, el Agora Antigua y el Agora Romana. He comprado el ticket combinado de 30€ y si haces todas las visitas merece la pena (Solo la acrópolis ya son 20€)

Hay que tener en cuenta que algunas de las ruinas están en bastante mal estado y lo que se ve desde dentro del recinto también se aprecia desde fuera, por ejemplo, en la Academia de Platón, la Biblioteca de Adriano y el Agora Romana. Más que por el precio es por el tiempo que se puede dedicar a otra cosa (al final la entrada al Agora Antica, la Acrópolis y el Templo de Zeus ya son 30€ y es posible que los precios cambien en verano-temporada alta. No fui por falta de tiempo: Ni a la Academia de Platon ni al Cementerio, ambos incluídos en el combinado (tampoco sé si merece tanto la pena, quiza el cementerio ‘Keramikos’ el más antiguo del Ática (VI a.C) si lo merezca, aunque muchas de las estelas y estatuas están en el Arqueológico)

Los monumentos de la antigüedad clásica están por todo Atenas pero lo más increíble es La Acrópolis. Esta pequeña colina sagrada ha estado ocupada desde finales del neolítico. Una roca que fue fortificada en el s.XIII a.C. y que ha renacido de entre sus cenizas (nunca mejor dicho) varias veces a lo largo de los siglos.

A pesar del paso de tantas civilizaciones diferentes, el Partenon aguantó sin muchos cambios. Sin embago, en 1687, un barco veneciano, en plena guerra contra los otomanos –que controlaban Atenas–, acertó con un obús sobre el Partenón que entonces estaba siendo utilizado como polvorín. En el siglo siguiente Atenas fue objetivo de sucesivos expolios. Y así está todo: reventado y por los suelos y el Partenón con andamios.

dsc_0143

Pero es increíble, así que hay que madrugar para llegar el primero. Abren a las 8. Hay una pequeña subida que en verano, sin sombra y a 40° puede ser un poco duro (a ver, nada comparado con Petra, ¿has estado en Jordania?), imprescindible agua ya que dentro del recinto no hay opción de comprar nada). El camino te va llevando por la colina hasta los edificios principales. Pasas por el Teatro de Dioniso, el mayor teatro de la antigua Grecia y el increíble Odeón de Herodes Ático que aún se utiliza (de la época Romana 161 d.C) la fachada de la escena es original, el resto está reconstruido.

Teatro de Dioniso con el Nuevo museo de la Acrópolis al fondo
Odeón de Herodes Ático

En lo alto de la colina, los Propileos (constituyen las puertas monumentales de entrada a la Acrópolis) y el reconstruido Templo de Atenea Nike del 426 a.c

Templo de Atenea Niké

Lo primero que ves tras pasar este camino de columnas que son los propileos, es el Partenón terminado entre el 447-432 a.c y en el lado sur, el Erecteión construido durante la Guerra del Peloponeso (421-415 y 410-406 a. C) famoso por la tribuna de las cariátides (también llamadas Korai) cuyos originales se encuentran en el museo de la Acrópolis. (Menos 1 saqueada por Lord Elgin, embajador británico en Grecia y que se la llevó junto con otras muchas esculturas, 75m de friso, 15 paneles de Metopas… y que se encuentra en el Museo Británico, sin que aún se les haya caído -que se sepa- la cara de vergüenza)

Entre los dos edificios se encontraba una gigantesca estatua de bronce de 9 metros de altura de Atenea Prómacos construida por Fidias entre el 450 y 448 a.C. para conmemorar la victoria de los atenienses sobre los persas en la batalla de Maratón.

Partenón
Erecteión

En la acrópolis puedes estar unas dos horas. De bajada por la ladera sur das directamente a la colina Areópago que está en una esquina del Agora Antica. Desde esta colina donde había una especie de tribunal de justicia, el Apóstol Pablo de Tarso habló ante el consejo de la ciudad con un discurso que está grabado en una placa. “Atenienses tal y tal…”

Bajo bordeando la colina de Arios Pagos, acortando por algunas escaleras que veo en medio, hasta el barrio de Plaka. Lo primero que encuentro es el Agora Romana (Foro Romano). Los romanos, en el s.I d.C abandonaron el ágora griega e instalaron aquí su mercado y centro administrativo y social. El ágora romana es una antigua plaza pública o foro romano donde se encontraba el mercado, tiendas y era el centro de la vida pública y política. Solo quedan las ruinas así que se ve bastante rápido.

Destaca el arco monumental en la entrada: la puerta de Atenea Archegetis y la Torre de los vientos. El único edificio que queda intacto construido en mármol en el año 40 a.C., un edificio que hacía de observatorio meteorológico en honor a Eolo y que alberga un reloj hidráulico y solar. De planta octogonal en la parte más alta están representados en cada una de sus ocho paredes, una dirección del viento y los ocho nombres de los dioses del viento..Bóreas, el viento frío del Norte, Céfiro el viento del oeste con su manto cubierto de flores, Noto el dios-viento sur, Eurus el funesto viento del Este, y los 4 vientos menores: Cecias dios-viento del NE que trae granizo, Apeliotes es el dios-viento del sureste, representado como un hombre alado, joven, sin barba, con frutas y grano, Coro el dios-viento del NO, representado como un hombre alado, viejo, barbudo y por último Libis el dios-viento del SO que se representa como un hombre alado, muy joven, sin barba, vestido con túnica y descalzo, sosteniendo entre sus manos el timón de una nave…

Torre de los vientos

Bajo por la calle Vrissakiou hasta encontrar la principal Adrianou llena de cafés, restaurantes y tienditas y a poco menos de cinco minutos andando encuentro la entrada al Agora Antica, fundada en el siglo VI a.C fue el centro de la actividad política, administrativa, comercial y social de la Atenas clásica, durante más de 1200 años. Aquí Sócrates y Platón enseñaban a sus alumnos y Zenón fundó la escuela estóica.

A pesar de que todo está muy destruido, destacan varios edificios, el más increíble el Templo de Hefesto, el mejor conservado en Grecia.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Estoa de Atalo II o el pórtico de Atalo (reconstruido por el hijo de Rockefeller) regalo a la ciudad de Atenas por parte del Rey Átalo de Pérgamo en el año 150 a.C. Que constaba de dos galerías superpuestas y que hoy guarda un increíble museo con todos los tesoros encontrados en las excavaciones del Agora.

 

El museo del Ágora merece una visita ya que guarda increíbles tesoros del siglo V y VI a.C:

Los Ostrakón, fragmentos de cerámica utilizados por los atenienses durante la democracia para desterrar a personalidades políticas peligrosas para ésta (de aquí viene la palabra ostracismo)..La ley de la democracia inscrita en una pieza con una imagen de Atenas siendo coronada por la democracia. Un inmenso escudo de bronce espartano. Un reloj de agua o Clepsidra, una máquina para seleccionar funcionarios: el Cleroterión…

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

También en el Ágora está la Iglesia Bizantina de Agii Apostoli o de los Santos Apóstoles Es una de las iglesias más antiguas existentes en Atenas y data del año 1.000 a 1.025 d.C. y fue edificada sobre las antiguas ruinas de un monumento romano del s. II. Estaba cerrada

Al salir del Agora, estoy al lado de la Plaza Avissinias y callejeo por aquí un rato ya que hay un mercadillo (los domingos hay también una especie de mercado de las pulgas, con cacharros antiguos, libros, objetos curiosos…) Al salir del Agora siguiendo la calle Adrianou en dirección contraria al Agora Romana, llegas al Cementerio Viejo ‘Keramikos‘, no me dí cuenta en ese momento y la verdad es que se me acumulaba el trabajo (también llevaba ya 6 horas paseando entre ruinas)

Hasta el atardecer estuve paseando por Monastiraki e intentando descubrir las iglesias bizantinas que hay en este interesante barrio. Muchas estaban cerradas. Casi en la misma plaza Monastiraki, se encontraba la Biblioteca de Adriano que también entra en el billete combinado de 30€. A mi me decepcionó un poco, puede ser por el cansancio, pero me pareció que no había nada interesante más allá de lo que imaginaras combinando tu imaginación con las ruinas que había. En cualquier caso desde fuera se veía lo mismo. (Aquí decidí no ir a la Academia de Platón porque me pareció que podría ocurrir lo mismo, es decir que no hubiera mucho y preferí descansar).

 

De vuelta hacia la plaza Sintagma, por la calle Ermou me tropiezo con una de las iglesias bizantinas más bonitas: la iglesia de Kapnikarea. Cerrada

 

 

Continuo por una calle paralela a Ermou, Mitropóleos, para encontrarme con la Catedral Ortodoxa de Atenas y la micro-catedral: la pequeña iglesia de Panayiá Gorgoepíkoos- Agios Eleftherios, del siglo XII, pero construída con sillares procedentes de restos antiguos de otros templos: restos griegos clásicos, romanos, paleocristianos..muchos de estos santificados mediante curces talladas a posteriori.

La verdad es que por dentro es diminuta (no deben entrar más de 10 personas apretadas) mide tan solo 7,5metros de largo por 12 de ancho, pero por fuera es increíble: un calendario Ático con las fiestas principales, con las figuras del zodiaco, una escena en la que aparecen los dioses Hebe y Heracles, representación de triunfos romanos, los juegos panatenaicos, motivos orientales, esfinges, animales mitológicos, formas geométricas y representaciones de animales y plantas..

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Callejeo un rato más por Ermou, hago acopio de agua y viveres en un supermecado y con el metro desde ‘Syntagma’ vuelvo al Hotel a descansar, ya que por la tarde-noche iré al Museo de la Acrópolis, los viernes cierran a las 22h .

Día 2. Viernes noche: Museo de la Acrópolis. 

En 20 de julio de 2009 se inauguró este nuevo Museo de  la Acrópolis, obra de los arquitectos Bernard Tschumiy Mijalis Fotiadis así, que la excusa de los Británicos de que Atenas no dispone de un Museo que pueda albergar los tesoros expoliados ya no tiene sentido. Grecia aún espera la devolución. El museo tiene su entrada principal casi justo en frente de la entrada del recinto de la acropolis.

El edificio es impresionante, super moderno, un par de cubos de cristal que reflejan el Partenón tanto de día como de noche.


La colección del Museo de la Acrópolis se organiza en tres plantas: la de las laderas de la Acrópolis, nada más entrar, la de las obras arcaicas en la primera planta y la del Partenón, la última. En la entrada podemos ver a través de una cristalera las excavaciones que tienen lugar debajo del suelo del Museo.

img_4558

En la sala de las laderas de la Acrópolis, en la primera planta, nos encontramos con los restos hallados en las excavaciones de las laderas del monte. En el santuario de Asclepio, en el santuario de Dioniso y en las casas y tiendas que había en las laderas.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En la primer planta, la sala de las Obras Arcáicas. La escalera al fondo de la entrada lleva hasta el frontón arcaico predecesor del Partenón (el llamado Hecatompedón), de esta época son las kores (ofrendas en forma de estatuas de mujeres jóvenes con vestimentas de vivos colores y sonrisa arcáica, típica de todas estas esculturas del s.VI a.C) también encontramos otro tipo de ofrendas: estatuas de jinetes, escribas, figuras mitológicas, nikés y relieves. Esta planta es increible aunque no se pueden sacar fotografías. En cualquier caso, ofrendas similares encontramos también en el museo arqueológico donde de momento si se puede sacar fotos.

En esta planta se encuentran las estatuas originales de la tribuna de las Cariatides del Erecteion.

 

La planta del Partenón. En la última planta está la sala del Partenón con las dimensiones del propio Templo. Se exponen los frontones, las metopas y el friso, originales y vaciados de escayola enviados por el Museo Británico (los vaciados de escayola)

Las piezas están colocadas en la misma posición que el original. En primer plano las esculturas de los frontones, detrás a mayor altura las metopas (con relieves de batallas míticas como la batalla contra los centauros, las amazonas, dioses contra gigantes, escenas de la caída de Troya…) y detrás los bloques del friso. Todo en una mezcla de originales y copias que resulta impresionante.

Estoy en el museo casi 3 horas..

Día 3. Sábado. Museos

El sábado amanece lluvioso, perfecto para un día de museos, aunque ya tenía pensado hacer la ruta. Originariamente pensé en hacer los siguientes:

Museo Arqueológico Nacional (cuento que unas dos horas), Museo de arte cicladico, Museo Bizantino y Museo Benaki. El problema es que, exceptuando el Museo Benaki , la mayor parte de ellos cierran antes de las 16:30.

El primer descolgado es el Museo de Arte Cicládico por varias razones: 1. que la exposición temporal está cerrada y 2. que parte de estos tesoros también los puedo ver en el arqueológico. El siguiente que se va a descolgar es el Museo Benaki, sobre todo por cansancio ya que este cierra a las 20h los sábados.

Importante: revisar en las páginas web de cada museo si están o no todas las exposiciones abiertas y, si alguna está cerrada, cuál es. Más que nada para que no vayáis hasta el museo y allí os encontréis con la sorpresa.

img_4675

El museo arqueológico (entrada de 5€ reducida en invierno) se encuentra en el barrio de Omonias, que leyendo en internet lo pone como muy peligroso. Entiendo que pudiera serlo por la noche, durante el día no me pareció peligroso en absoluto. Es evidente que se ven más inmigrantes y personas sin techo durmiendo en los bajo portales que en la zona más turística, pero igual que en el centro de cualquier ciudad europea hoy día. El museo se encuentra a 10 min andando de la plaza Omonias (parada de metro Omonias de la línea roja) y la entrada cuesta 5€ (creo que se hacen visitas guiadas al menos en inglés, también se hacían en el museo de la Acrópolis)

Hay varios tesoros que no te puedes perder en el museo, sobre todo si vas con el tiempo muy muy justo:

1. El tesoro micénico de Schilemann, con la increible máscara de oro de Agamenon, que es algo impresionante aunque es anterior a Agamenón. Pero también los ritones (jarras) de oro con formas de animales: cabezas de toro y león, dagas de oro, varias máscaras más, copas, diademas…un tesoro espectacular fechado en el siglo XVI a.C.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

2. Las figuras antropomorfas del arte cicládico de más de 6.000 años. El arpista de Keros una estatuilla de más de 5.000 años,  la estatuilla de barro del “pensador” del neolítico tardío (4.500-3.300 a.C)

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

3. Las esculturas de la época arcaica: los Kouros, esculturas másculinas de tamaño real (1,95) que representan al prototipo guerrero masculino y las Koroi: esculturas femeninas de sonrisa extraña (llamada sonrisa arcaica), las esfinges y las niké aladas.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

4. Los tesoros de bronce de Artemision rescatados del mar en los años 1928 y 1937, en muchos fragmentos, provenientes de los naufragios de los barcos que transportaban las esculturas expoliadas y recuperados en las costas del cabo de Artemisión: La escultura de Zeus o Poseidon, del VI milenio a.C que representa a un dios en el momento de lanzar con la mano derecha un objeto que se ha perdido y la escultura de caballo con jinete del 140 a.C,

img_4925

dsc_0372

5. Un fragmento del Minotauro esculpido por Mirón y perteneciente a un grupo perdido de Teso y el Minotauro.

img_4923

6. Los frescos de Thíra (actual Santorini) del siglo XVI a.C . del yacimiento minoico de Akrotiri  que se conservó gracias a que quedó sepultado por una erupción volcánica.

img_4922

7. La escultura de Pan, afrodita y Eros del año 100 a.C , y la copia en Mármol del Diadúmeno de Policleto.

 

Además en el museo se encuentra una amplia muestra de obras de bronce de diferentes periodos muchas de ellas muy especiales. Muchos tesoros, demasiados para abarcarlo en una mañana.

 

En fin, más de 2,5h casi tres horas, para recorrerlo entero.

Del museo arqueológico hago una parada antes de acercarme hasta el museo Bizantino, la parada es en tres edificios: la Academia, la Universidad y la Biblioteca Nacional, que constituyen la «trilogía Neoclásica ateniense» diseñada en el s. XIX.

La Academia (‘Akadimia’) que está cerrada los fines de semana, es un espectacular edificio con un pórtico de columnas jónicas, flanqueado por Apolo y Atenea, sobre columnas de más de 20 metros de altura. La entrada se inspira en el Erection. En medio la Universidad. Al otro lado, la Biblioteca Nacional (no abierto tampoco los fines de semana)

La Academia
La Academia

La Academia
La Biblioteca
La Biblioteca
La Biblioteca

Los tres edificios se encuentran literalmente en la parada de metro de la línea 2 (roja) Panepistimio. Desde aquí en metro paro en Syntagma para hacer transbordo y llegar hasta el museo Bizantino a un par de minutos andando de la parada de la línea 1. (Azul) Evangelismos

Museo Bizantino http://www.byzantinemuseum.gr

Un museo interesante ubicado en la Villa Ilisia, en la Avenida Vasilissis Sofias, aunque probablemente, se puede sustituir por alguna otra actividad/visita si se anda muy justo de tiempo, o no eres muy fan de este tipo de arte. Yo no lo supe apreciar, aunque tenía algunas piezas e iconos espectaculares.

La colección permanente se divide en tres partes: la primera dedicada al periodo transcurrido entre la antigüedad y el periodo Bizantino; en la segunda específica del mundo Bizantino y en la tercera a partir de la época Bizantina hasta la época moderna.

Lo más remarcable: la reconstrucción de una basílica cristiana del siglo V y otra bizantina del siglo IX. La exposición de iconos comprendidos entre el siglo IX y XIII y estelas y relieves con motivos cristianos.

Destaca este mármol representando la natividad, de finales del siglo IV o principios del V d.C Hallado en Naxos.

Un icono de la crucifixión con la Virgen y San Juan y los arcángeles Miguel y Gabriel. Datada en el s. IX y que ha sufrido numerosos retoques y añadidos posteriores (XIII). Se pueden ver manos o halos de santo repintados o descolocados, examinada la tabla con rayos-X se pueden ver los ojos abiertos de Cristo de la pintura original.

Tienen en la colección un icono del s. XIV de Constantinopla. Algunos detalles como las iniciales en el globo indican que este Arcángel puede estar conectado con la figura del Arcángel Miguel de una escena del Juicio Final en el Monasterio de Chora en Constantinopla (1315-1320)

Reconstrucción de una basílica cristiana del siglo V, la Iglesia de la Dormición de la Virgen conocida también como Episkopi.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Vuelvo al hotel en metro cuando veo que me voy saltando los iconos de tres en tres.

Después de descansar un rato, un paseo por las tiendas de Pláka: souvenirs con forma de lechuza, figuritas de arte cicládico, estatuillas de bronce de Atenea y guerreros hoplitas, aceitunas envasadas al vacío a precio de oro, aceite de Oliva, baklabas y delicias turcas ¿o son griegas?, queso feta, partenones en chiquitito, cariatides…Souvenirs

Día 4. Domingo. Olympeion y Estadio Panatenaikos

El último día, no tengo mucho tiempo ya que el avión sale alrededor de las 14h. Así que hoy vuelvo andando (10 minutos) hasta el Arco de Adriano y el Templo de Zeus (Olympeion) que me parece alucinante.

El arco de Adriano se construyó en mármol pentélico en el lugar donde, en el siglo 6 a.C. se encontraba una de las puertas de entrada a la ciudad. Presenta dos inscripciones, una en cada lado. En la que mira al Partenón se puede leer “Ésta es la vieja ciudad de Teseo” y del otro lado: “Ésta es la ciudad de Adriano, y no la de Teseo”.

La entrada al recinto del Templo se encuentra en un lateral. El billete está incluido en la entrada combinada de los lugares arqueológicos.

El templo, del que tan sólo quedan 16 columnas (15 en pie, una caída), fue el más grande de Grecia cuando se terminó en el año 130 d.C., Se tardó 650 años en construir siendo al final el emperador romano Adriano, el que lo terminó..

A menos de otros 10 minutos tengo el estadio Panatenáico donde se celebraron los primeros Juegos Olímpicos en 1896. Está situado en el mismo lugar que el primer estadio construido en el 330 a.C

Hay que pagar 5€ para entrar y poder verlo desde arriba. No creo que merezca la pena ya que se aprecia bastante bien desde fuera.

A las 10:30 estoy de vuelta en el hotel y cojo el metro en Syntagma a las 11:06. A las 12:30 ya he pasado el arco de seguridad. Me sobra una hora para comer mi última ensalada griega en Grecia.

Increíble ciudad inmortal.

Espero que os haya gustado y vayáis.

Hasta el próximo viaje!!

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: