Jordania y la busqueda del Santo Grial

Jordania, oficialmente Reino Hachemita de Jordania, llamado Transjordania hasta 1950, es un país de Asia ubicado en la región de Oriente Medio. Limita al Norte con Siria, al noreste con Irak, al este y sur con Arabia Saudita, al suroeste con el mar Rojo, y al oeste con el mar Muerto, Israel y Palestina. Esta es la ruta que hicimos:

Vuelo: 400€ Ida y vuelta a Ammán Aeropuerto Internacional Reina Alia, desde Barcelona vía París con Air France. Salida a las 12 del medio día y llegada a las 21:30, la vuelta a la 1:15 de la madrugada (un poco dura) Desde Barcelona hay vuelos directos con Royal Jordan Airlines e Iberia, pero duplica nuestro presupuesto para el avión. En total son algo menos de 400€.

Tipo viaje: por libre con agente local. Os pongo enlace Select Jordan Tour

Reservamos un tour en privado, de 6 días por Jordania. Solicitamos conductor que hablara castellano, nos comentaron que sería según disponibilidad y tuvimos suerte, mucha suerte, el conductor hablaba castellano perfecto y nos reservaron guías locales en español que no hay muchos. Así que genial, 100% recomendable. El precio del tour incluyendo traslados desde/a aeropuerto y en hoteles de 4* fue de unos 680€ (pagamos en dólares por transferencia bancaria y ese fue más o menos el importe incluyendo tasas, comisiones etc) no estaban incluidas comidas/cenas/propinas…

Hoteles: 4-5*. En Ammán: Al Qasr Metropole Hotel. 4* Muy bien todo. Las habitaciones, la comodidad, las vistas al skyline nocturno, el desayuno y el bar. Tiene un bonito restaurante en el piso superior con vistas a Amman.

En Petra: The Old Village Hotel & Resort 4* (dry Hotel). Interesante elección con desayuno especialmente abundante. Tiene piscina. Las habitaciones se encuentran en pequeñas villas, es decir, no es un hotel al uso. Aunque como opción, lo mejor es el Movenpick a dos minutos andando del centro de visitantes de Petra. Me pareció que estaba también casi al lado (detras del Movenpik) el Petra Moon Hotel, que creo que es algo más barato. Elegir estos hoteles si vas por libre me parece lo mejor, ya que no necesitas transporte para acercarte a Petra.

En el Mar Muerto: Dead Sea Spa Hotel, 4* (Mejorable). Es un hotel tipo todo incluido para familias, contaba con varias piscinas interiores y exteriores y playa privada. Es un spa y, al ser temporada baja, la zona de la playa estaba un poco desangelada, las habitaciones tampoco era para echar cohetes. En cualquier caso el personal era muy amable y, se encontraba a poco más de diez minutos andando de un centro comercial con varios restaurantes, supermercado..etc.

Seguro: unos 40€ con ARAG con cobertura completa (repatriación y 100k€ de asistencia médica)

Dinero: la moneda local es el dinar jordano, 1 JOD son aproximadamente 1,25 € y 1,41 $ así que no es un país especialmente barato. Se puede cambiar nada más llegar en el aeropuerto antes de pasar el control de pasaportes. En los hoteles y restaurantes puedes pagar con dólares. La cerveza es muy cara, en licorerías entre 3,5-4,5 JOD (33ml-50ml) en los hoteles puede llegar con los impuestos (25%) hasta los 8-9JOD. En muchos lugares ni siquiera venden alcohol. La comida al mismo precio que en Europa en los hoteles y restaurantes. Encuentras también locales en los que puedes comer por 5JOD comida local.

Otros:

– Seguridad: Me pareció un lugar seguro y en ningún caso peligroso. Los jordanos son muy hospitalarios y muy amables.

Agua: En cuanto al agua, no es potable así que siempre agua de botella. El agua de botella normalmente es filtrada así que los que sois muy sensibles a los cambios de agua lo notaréis.

Visado: se puede obtener a la llegada (40 JOD). Hay algunas alternativas para abaratar el coste (Jordan Pass) Dejo enlace a la página de la embajada. Los agentes locales te lo pueden gestionar de manera gratuita.

http://www.consuladojordania.com/Visados.aspx

https://www.jordanpass.jo/Contents/What_is_Jordan_Pass.aspx

Día 1. Llegada a Amman

Llegamos a las diez de la noche. El tour incluye visado gratuito gestionado por el agente local que hemos contratado, nos esperan antes de pasar el control de pasaportes, así que nos ahorramos casi una hora de cola. Nos trasladamos a Ammán al Hotel.

Ammán es una de las ciudades habitadas más viejas del mundo. Construida sobre siete colinas, cuenta con más de 7000 años de historia: Amonitas, asirios, nabateos, romanos, omeyas y otomanos. Normalmente la visita es corta, aunque probablemente, tenga mucho más que visitar que lo que se hace habitualmente (los zocos, el anfiteatro y sobre todo el Museo Nacional donde están los pergaminos/rollos del Mar Muerto y el pergamino de cobre, el último de los 15 pergaminos del Qumran que contiene una lista con 64 lugares donde podían encontrarse tesoros por valor de 1B$. El tesoro del manuscrito se ha identificado como el tesoro del Templo de Jerusalén y aún no ha sido descubierto) #Por comentar

Durante el siglo I a. C., Jordania (la región que hoy conocemos con este nombre) cayó en poder de los romanos. Por aquel entonces Ammán era una de las diez ciudades de la Decápolis, conocida por su nombre griego de Filadelfia.

Durante esta época, que se prolongó durante cuatro siglos, se construyeron numerosos monumentos como el Teatro Romano y el Odeón, que aún siguen en pie.

Día 2 . Amman/ Ajlun/ Jerash

Pronto por la mañana (en invierno anochece hacia las 16:30, así que hay que madrugar algo más) visitamos la Ciudadela que se encuentra en la cumbre de Jabal Al Qal’a, una de las colinas más elevadas de la ciudad (900 msnm) con lo que las vistas son increíbles. Desde sus balcones se ve el anfiteatro romano, el más grande conservado en Jordania.

La ciudadela es impresionante, tardas mínimo 1-1,5h en visitarla. Se puede contratar allí mismo un guía en español. Dentro descubres templos romanos, iglesias bizantinas y el gran complejo palatino…(restos de un alcazar)

Destaca, un gran templo consagrado se cree que a Hércules, por el descubrimiento de fragmentos de una mano y codo pertenecientes a una estatua que debió haber tenido unos 13 m de altura…

Ubicado en el punto más alto de la Ciudadela, el palacio, con un portal monumental que era la entrada oficial. Este edificio principal, presentaba una increíble cúpula de piedra, la que se ve actualmente es restaurada.

Sobre la colina de la Ciudadela se encuentra también el Museo arqueológico de Jordania construido 1951. Acoge los restos encontrados en todas las excavaciones arqueológicas del país. El espacio alberga las estatuas de Ain Ghazal, que son las figuras antropomorfas más antiguas (8000-6000 a.C.) halladas hasta el día de hoy. El museo albergaba los Rollos del Mar Muerto, así como el único rollo de cobre del mar muerto, pero se encontraban en exposición en el Museo Nacional de Jordania y ¡¡¡no fuimos a verlo!!! Si podéis indicarle al conductor que os lleve creo que es indispensable, además de que como os he dicho antes, aún no se ha encontrado el tesoro del Templo, con lo que tener una foto para el mapa del tesoro pues seguro que viene bien.

Otros tesoros del Museo Arqueológico de Ammán son las inscripciones sobre yeso de Deir-Alla, escritas en Arameo primitivo. Una de ellas, escrita en tinta negra y roja, data del siglo IX a.C., y narra la profecia de Balaam mencionada en la Biblia.

Estatuas de Ain Ghazal

Tras esta visita. Nos trasladamos en minivan por el ‘camino de los reyes’ 70km hasta la ciudad de Ajlun.

El Camino de los Reyes, la ahora carretera de unos 335 km tiene más de 5.000 años y fue nexo entre el Nilo y el Eúfrates, constituyendo una de las rutas comerciales más importantes del pasado. El camino de los reyes atraviesa Jordania de Norte a Sur, desde Petra a Jerash y está plagada de castillos tanto cruzados como musulmanes ya que está zona fue el escenario de varias de las campañas militares impulsadas por los papas: las cruzadas.

La Primera cruzada comienza tras el llamamiento del papa Urbano II para conquistar tierra santa de manos de los musulmanes. En 1099 los cruzados asediaron Jerusalén y masacraron a sus habitantes en una batalla legendaria para la cristiandad. En 1197 Saladino logra conquistar Jerusalén lo que da lugar a la tercera cruzada ‘la cruzada de los reyes’ la de Ricardo Corazón de León. Apasionantes las historias de cada batalla que seguro merecen un viaje en exclusiva. En la siguiente foto tenéis un detalle de los castillos cruzados y musulmanes hasta el Mediterráneo:

En la ciudad de Ajlun se encuentra la impresionante fortaleza, Qala´at ar- Rabadh, desde donde podemos observar todo el Valle del Jordán. Esta fortaleza es uno de los muchos castillos de la zona y de los pocos que no fue ocupado por los cruzados.

Fue construida por Izz ad-Din Usama, uno de los generales saladinos en 1184-1185, para servir como escudo contra los cruzados y proteger las minas de hierro.

En 1214- 1215, formó parte de la cadena de almenaras y estaciones de palomas mensajeras existentes entre Damasco y El Cairo.

Tras visitar la fortaleza, salimos hacia Jerash (Gerasa), una de las ciudades de origen romano mejor conservadas del mundo, se encuentra a unos 45 km al norte de Ammán y a escasos 40 km de la frontera con Siria, así que se nos ponen los pelos como escarpias. A la salida de Ammán pudimos ver las colas de refugiados en la embajada Siria para obtener documentación y pases temporales de tránsito para regresar a su país. La solidaridad y acogida del pueblo jordano no tiene precedentes, tiene registrados a casi 700mil refugiados, lo que para una población de unos 6millones de personas es casi el 10% de su población. Una lección para los paises a los que se les hace bola acoger a unos cientos de refugiados.

Jerash era una de las diez ciudades-Estado que formaban la Decápolis en la frontera oriental del imperio romano. Nosotros visitamos la ciudad al medio día, comimos unos bocadillos sentados en las gradas del hipódromo (a unos cien metros de la entrada) y tardamos unas 2h y media (14-16:30) Al ser invierno vimos el atardecer y no sufrimos el calor que debes pasar en verano ya que no hay mucha sombra. No es recomendable hacer la visita en este horario en verano, pero en invierno resultó lo mejor. Para la visita calzado cómodo: zapatillas o botas de treking (Justo antes de entrar por las murallas y donde esperan los choferes y guías, hay un restaurante con baño, también hay baños en los museos en el interior)

La ciudad nos pareció increíble. Al estar enterrada en arena durante siglos, su estado de conservación es extraordinario.

Se entra a las ruinas por la zona sur  atravesando el Arco de Adriano, un arco del triunfo, que conmemoraba la visita del emperador a la ciudad en el 129 d.C y que se encuentra un poco alejado de las murallas. Después, el Hipódromo construido entre los siglos I y III . Y tras unos cientos de metros las Murallas y la Puerta Sur.

Tras atravesar las murallas hallamos la Plaza Oval o Foro y saliendo de esta la Cardo una calle principal con columnas construida en el siglo I a.C. (Cardo es un término que utilizaban los romanos para designar una calle que iba de N-S)

Desde la plaza oval subimos la colina hacia el Teatro sur, el mayor de los dos que existen, con una capacidad aproximada para 3000 personas y que se encuentra junto al Templo de Zeus del siglo I d.C desde donde las vistas son inigualables.

En el siglo II a.C, se alargó y ensanchó la Cardo, sustituyendo algunas de las columnas jónicas con otras de capitales corintios.

Paseando en paralelo a la Cardo por arriba, encontramos los restos de tres Iglesias bizantinas: La Iglesia de San Cosme y San Damián con sus increíbles mosaicos, la Iglesia de San Teodoro y la de San Juan y, la Catedral. Y por fin, el gran Templo de Artemisa, construido entre finales del siglo I y mediados del II d.C con 12 columnas aún de pie.

Templo de Artemisa

Iglesia de San Cosme y San Damian

La ciudad consta también de un Decumanus (calle con orientación E-O) El decumano principal era el Decumanus máximus, que se cruzaba perpendicularmente con el Cardus Máximus, la otra calle principal. Se ve perfectamente en las fotografías con los planos del lugar.

Bajamos, por una escalinata dispuesta en 7 bloques de 7 escaleras cada uno para acabar en el Propylaeum. El gran pórtico que daba entrada al Templo de Artemisa y volvemos por la Cardo hasta el foro.

Cardo columnada
Entrada a la Catedral desde la Cardo

Increíble la visita. Increíble la ciudad y la puesta de Sol.

Día 3. Madaba/Monte Nebo/ Wadi Rum/ Petra 

Al día siguiente y aprovechando que hacemos otra noche en Ammán visitamos la ciudad de Madaba a 32km al sur. Aquí visitamos la Iglesia Bizantina de San Jorge, famosa por el mosaico que cubre su suelo. El mapa de Madaba es la representación cartográfica más antigua de Jerusalén y la Tierra Santa que se conserva. Este mapa formaba parte del suelo de una iglesia bizantina, construida durante el reino del emperador Justiniano en los años 527-565 d.C.

Jerusalén

De Madaba salimos hacia el Monte Nebo. Un pico de 817 metros de altura desde el que se puede contemplar de un solo vistazo toda la Tierra Prometida, un lugar en el que uno de los personajes más importantes del judaísmo, el cristianismo y el islam: Moises, logró su objetivo después de vagar durante 40 años por el desierto tras liberar al pueblo hebreo de la esclavitud en Egipto. Moises murió en el Monte Nebo aunque se desconoce el lugar exacto. También aquí, Jeremías escondió el Arca de la Alianza con las tablas de los Diez Mandamientos, tampoco se sabe dónde claro. ¿Sabíais que entre India y Pakistán hay un monte que se llama Nebo y en ese lugar hay una tumba que los lugareños afirman que pertenece a…Moisés…?

Hacia 1930 los franciscanos, custodios de Tierra Santa, compraron el lugar y se iniciaron las excavaciones y la restauración. El principal edificio es la Basílica de Moises construida en la segunda mitad del siglo VI.

Impresionante el gran mosaico del suelo.

El lugar tiene un pequeño museo de arqueología.

Tras la visita nos trasladamos hacia el sur hasta el Wadi Rum el desierto mas grande de Jordania (se extiende por más de 130 km) y uno de los más espectaculares del mundo para hacer un tour (en un jeep 4×4) de casi 2,5horas hasta la puesta de Sol.

Desde el Wadi Rum en menos de 1h30min estamos en Petra. A la mañana siguiente madrugaríamos para un increíble día en la ciudad perdida. Lo habitual es hacer la visita nocturna a la llegada a Petra la primera noche, pero no hay espectáculo todas las noches, así que no lo pudimos hacer. Se debería intentar cuadrar la llegada a Petra el primer día con un día que se haga espectáculo (lunes, miércoles y jueves, creo), nosotros llegamos un martes.

Día 4. Petra 

El centro de visitantes abre a las 6 de la mañana, así que es obligado el madrugar, por varias razones: la principal entrar con poca gente, después, si vas en verano, porque el calor será asfixiante así que cuanto antes se empiece mejor, si vas en invierno porque anochece a las 16:30 y no querrás despeñarte por las piedras saliendo de noche de esta maravillosa ciudad.

Se necesitan mínimo 10h para recorrer lo básico.

El precio de la entrada es bastante caro 50 dinares por un día (55J dos días y 60J tres días). La recomendación de hacer la visita de la noche el día anterior a la visita diurna, es porque hacerlo todo el mismo día es muy duro (más de 20km, más de mil escaleras solo de subida, trepar entre las piedras…)

Petra se fundó alrededor del siglo VI aC, por árabes nabateos, una tribu nómada que se asentó en la zona y sentó los principios de un imperio comercial que llegaba hasta Siria y, aunque parece enorme (en un día no ves ni un 20%) se cree que más del 85% está aún por descubrir bajo tierra.

En1985, el Parque Arqueológico de Petra fue declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO y en 2007 fue declarado como una de las nuevas siete maravillas del mundo.

La visita a la antigua capital Nabatea comienza desde el centro de viajeros. Un paseo de más o menos kilómetro y medio (que se puede hacer a caballo y en calesa, pero que si realmente no tienes ningún problema de mobilidad es mejor no hacerlo por el maltrato que se da a estos animales), por la Puerta de la garganta “Bab as-Siq” que te lleva hasta la Tumba de los obeliscos-la Tumba del Triclinio por un camino, en el que puedes ver petroglifos, altares Nabateos y los llamados Bloques Djinn, unos monumentos pétreos de hasta 8m de altura construidos en el siglo I d.C y que se cree son tumbas, o representaciones del Dios Nabateo Dushera (el señor de las montañas). Este tipo de monumento en cualquier caso, se parece mucho a los sepulcros en forma de torre que hay en Palmira

Tumba de los Obeliscos y la fachada de un Triclinio en la parte inferior
Bloques Djinn

Casi 1km después llegas al Siq, una larga (1,5km) y estrecha grieta entre dos acantilados donde la altura de la piedra alcanza más de 100metros. Esta grieta se formó durante un terremoto que partió la montaña, otro terremoto podría cerrarlo y dejar este tesoro oculto para siempre (así que hay que aprovechar para visitarlo cuanto antes)

A lo largo de todo el Siq descubres tesoros increíbles: restos de la antigua calzada que se construyó bajo el dominio del Imperio Romano, canales en el borde de la calzada que se usaban para traer agua y hasta tuberías de barro cocido para conducir el agua hasta la ciudad. Podemos ver tallas en la roca, inscripciones, estelas, nichos, hornacinas, altares.. y al final del Siq, el espectacular Tesoro.

El Templo de al-Khazneh, el Tesoro Se construyó en el siglo I como la tumba de un importante rey nabateo. Se construyó de arriba a abajo. La fachada mide 40 metros de altitud, y más de 28 de ancho, tiene dos pisos. Las seis columnas de la parte inferior miden 12 metros y a los lados dos personajes a pie llevando un caballo, figuras que se cree representan los Dióscuros: Cástor y Pollux, hijos de Zeus y Leda. En el segundo nivel en el centro una efigie de una Isis Tiqué sosteniendo en una mano un cuerno de la abundancia, arriba una urna central con la figura de un águila, donde se creía estaba guardado un tesoro.

Espectacular.

Un poco más adelante, se ensancha el Siq y entramos en la calle de las fachadas

Frente a la calle de las fachadas, el Teatro construido por los Nabateos en el siglo I d. C para más de 5.000 espectadores.

Justo frente al Teatro, se pueden ver las Tumbas Reales. Las tres mas importantes son la Tumba Palacio, la Tumba de la Urna y Corintia, aunque la tumba de la Seda es preciosa, destaca su piedra con los colores del arco iris. Hicimo las visita a las tumas de regreso del monasterio que era nuestro principal destino despues de ver el Tesoro.

La primera, la Tumba Palacio pertenece a la tumba de algún monarca nabateo aunque se desconoce exactamente a cual. Tiene 5 pisos y es la más grande de toda Petra con casi 50 metros de ancho y unos 46 metros de altura.

Tumba palacio
Tumba de la Seda

Petra fue conquistada por los romanos, en concreto, por el general Pompeyo en el año 63 a.C. Restos arqueológicos de la presencia romana se pueden ver sobre todo en la Vía de las Columnas, el Templo sur, el arco monumental.

Al final del camino de columnas nos encontramos con el Qasr-el Bin, el templo principal. Con una altura de 23 metros y aproximadamente 28 m de lado, aún se pueden ver algunos escalones de marmol blanco originales. La fecha de construcción: finales del siglo I a.C

Hasta este punto suelen llegar los guías, hay un par de restaurantes y terrazas para descansar, baños, aperitivo (7JOD una lata de cerveza)…a partir de aquí tienes libertad para pasar el día visitando la inmensidad de la ciudad a tu gusto.

Qasr-El Bint
Arco Monumental

Nosotros subimos hasta el Monasterio Ed-Deir, desviándonos primero hasta el Triclinio de los leones (hay que trepar un poco como las cabras pero es bonito). Tardamos aproximadamente 1 hora en llegar arriba del todo.

Triclinio de los Leones
Ed- Deir

Llegar al Monasterio es un poco cansado más si lo haces en verano ya que no hay mucha sombra (son 800 escalones de piedras irregulares, así que sobre todo, agua, gorra y calzado cómodo: zapatillas o botas de treking) puedes descansar de la subida en los cafés que tienes justo en frente. Aunque a lo largo del camino hay puestos que te ofrecen agua, té o café y una alfombra donde sentarte por 1Dinar, así que no es obligatorio subir del tirón. Yo lo hice en invierno y la experiencia fue agotadora.

Detrás de los restaurantes, verás que hay un camino con un cartel : Best view in Petra. Hay que subir.

Despues de descansar disfrutando de las impresionantes vistas del Monasterio, bajamos como las cabras para llegar hasta la zona de los restaurantes. Comimos, e iniciamos la vuelta pasando, en vez de por la via columnada, por la colina, para llegar al Templo del león alado, la Igesia bizantina y las tumbas reales.

Los restos de la iglesia mercen la pena la visita ya que tiene unos mosaicos muy bien conservados. Son 84 medallones dispuestos en tres columnas, la central tiene objetos y las laterales animales y seis figuras humanas.

Después de ver toda esta zona, imprescindible, aunque muy muy cansado, es la ruta que te lleva a la vista del Tesoro desde lo alto de la montaña situada a la derecha del Siq. Para llegar hasta aquí otras 200-300 escaleras (ya no las conté, pero me parecieron mil) a través de un acceso que sale desde las Tumbas Reales y que se tarda en recorrer más o menos una hora. La ruta sube a lo alto del macizo de Jebel el-Khubtha, es decir, sobre las Tumbas Reales.

Cuando ya crees que has llegado, aún no, aún queda bajar como las cabras un tramo y subir otro poco. Al final hay un café. Allí se ofrecía café, té y refrescos por unos 2JOD (parecía como que fuera obligatorio consumir, aunque no hacían mucho caso los beduinos que atendían el lugar)

La bajada del mirador y la vuelta (otros casi 5km) fue agotadora, sobre todo porque se nos hizo de noche (atentos porque no va ir nadie a buscarte, ni nadie te dice que es mejor que te vuelvas porque va a anochecer, así que ojo con despistarte con las vistas…si se te hace de noche bajando del mirador es muy probable que te pierdas, así que al menos asaegurate de llegar a la Vía columnada cuando aún se vea algo,  los caminos estan totalmente oscuros sin iluminación ninguna, así que imprescindible una linterna con suficiente batería o pilas)

El Tesoro saliendo de Petra a las 17:30 en invierno

No hicimos la visita nocturna porque estabamos destrozados. Muy seguramente el Santo Grial este escondido en uno de esos pequeños nichos en la bajada del mirador. Pero ya te digo que muy a mano hubiera tenido que estar, para dar la vuelta y subir ni que fueran sólo diez escaleras más. Imposible. Eso sí, lo hicimos a pie, no como Indiana que iba a caballo…

Día 5. Mar Muerto 

Desde Petra, nos trasladamos dirección Norte, hacia Ammán (unas 3 horas por carretera) hacia el punto más bajo del mundo: El Mar Muerto.

El Mar Muerto se ubica en pleno corazón de la fractura del Jordán, a unos 400 metros por debajo del nivel del mar. La zona, fue cuna de varias ciudades bíblicas, entre ellas: Sodoma y Gomorra. Forma parte del Gran Valle del Rift. El cataclismo a partir del cual se formó la fractura comenzó hace 30 millones de años. Hasta hace 100.000 años, la fractura era una extensión del Mar Rojo. Entonces, las aguas retrocedieron, formándose el salado Lago Lisán, 200m más elevado que el actual Mar Muerto. Hacia el año 10.000 a.C, el Lago Lisán se reduciría cada vez más, quedándose el Mar Muerto y el Lago Tiberíades fusionados por el Valle del Jordán.

Tiberíades se convirtió en un lago de agua fresca, pero el Mar Muerto, permaneció salado. Debido a que las distintas fuentes del Río Jordán sirven para abastecer las necesidades de Israel y Jordania, el nivel del Mar Muerto ha descendido en picado en los últimos 50 años. El nivel continúa descendiendo cerca de un metro por año;

El agua del lago, tiene diez veces más sal que las del resto de los mares del mundo. Sus aguas son relativamente cálidas, aquí se han bañado/flotado el rey Herodes y Cleopatra. Así que no ibamos a ser menos. Teníamos noche reservada en uno de los hoteles (están todos a lo largo de las orillas de lago y todos tienen playa privada), creo que no es posible acceder a la orilla sin atravesar uno de los hoteles. Es decir no es público.

Realmente escurioso el flotar en el agua (ojo no te salpiques los ojos) y quedarte con una película extraña en la piel (incluso despues de ducharte con agua dulce) que la deja muy suave…Pero no creo que sea necesario hacer una noche en el hotel, es decir si hubiera tenido una noche más lo hubiera aprovechado para despues de estar un par de horas en el Mar Muerto pasar la frontera y visitar Jerusalén.

Las vistas de Palestina preciosas.

Esa misma noche, tomamos un vuelo a la 1:15 dirección Paris, para volver a casa.

El viaje es Increíble. Nos faltó pasar a Jerusalén, con una noche o dos más se puede hacer. Aunque hay tanto que visitar al otro lado del Mar Muerto que tendrá que ser otro viaje completo.

Que mejor final que Indiana Jones y la última cruzada.

Si te ha gustado, no dudes en compartir. Hasta el próximo viaje.

https://youtu.be/bGN0LuEXBYY

  1. Leyendo tu interesante y detallado blog parece que estás en el mismo Jordania ahora mismo disfrutando del viaje que hiciste. Gracias una vez más por escribir y poder leer tu experiencia .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: